Cumplir esos pequeños caprichos de todos los días nos hace bien, física y mentalmente. Comer chocolate, dormir una siesta, tener sexo, ir de compras e incluso pasar varias horas frente a la computadora. En nuestra vida, necesitamos esos empujones emocionales que nos den fuerzas para las cosas rutinarias que realizamos todos los días. Por eso mira este video y luego ve a disfrutar. Sin culpa.

Comments

comments