Su caso dio vuelta el mundo gracias a las redes sociales, y reabrió un viejo debate. ¿Debe estar la vida en las manos de uno?, ¿puede uno decidir cuando vivir o morir? En Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Suiza y 5 estados de EEUU es completamente legal. De hecho, Brittany tuvo que mudarse de California a Oregón para poder hacerlo. Ella planeó cuándo, cómo, quién la acompañaría y hasta la música de ese día. El poder lo tenía una pastilla que llevaba en su bolso de todos los días. Si tenemos el derecho a la vida, ¿deberíamos tener también el de la muerte?

Comments

comments