En el concurso Red Bull Flugtag de Moscú es más importante divertirse que ganar. Un concurso en el que las habilidades como diseñador de aviones caseros te puede llevar a la victoria… o directo al río de Moscú. Y aunque los aviones no lleguen muy lejos, los extravagantes diseños de las máquinas son el deleite de todos. Con diseños de animales gigantes y personajes de dibujos animados, sus creadores se arriesgan a que las horas de trabajo puedan terminar directo en lo profundo del río. Lo mejor de la competencia son los disfraces y el pequeño show que hacen los concursantes en la rampa de despegue antes de probar si sus excéntricos aviones pueden remontar vuelo. Pero aunque ningún vuelo esté asegurado, la creatividad y riesgo si lo están.

Comments

comments