fbpx

A diferencia de humanos y chimpancés, los monos rhesus no reconocen su rostro en el espejo. pero estudios chinos afirman que esa cualidad puede entrenarse. Sentaron a varios monos frente a un espejo y proyectaron luz en sus rostros. entre 2 y 5 semanas después, los monos tocaban la parte iluminada del rostro en el espejo. Estos estudios serían aplicables a terapias relacionadas con autismo, esquizofrenia o alzheimer. Algunos monos están más cerca de lo que creemos.

Comments

comments