fbpx

Empezando el feriado del Día Nacional de China, la manifestaciones pro-democracia en Hong Kong continúan y se intensifican. El gobierno de la isla decide cambiar de táctica y no interferir en las protestas. Dicen que esperaran y dejaran tomen su curso, para que los manifestantes se cansen, y se conviertan en un inconveniente para sus co-ciudadanos.
Paralelamente, el gobierno Chino dice escuchara a los manifestantes, esto mientras continúan la censura de algunas redes sociales, y mantiene su posición de decidir quienes serán los candidatos en las elecciones. El gobierno de China ha condenado las protestas estudiantiles como ilegales, aunque hasta ahora no ha intervenido abiertamente, y ha dejado al gobierno semiautónomo de Hong Kong manejar la crisis. Pero el rechazo del presidente ejecutivo Leung Chun-ying de las demandas estudiantiles acabó con las esperanzas de una rápida resolución de la disputa de cinco días que ha bloqueado calles de la ciudad, obligando a algunas escuelas y oficinas a cerrar.

Comments

comments