ISIS no se va a ningún lado, y el mundo todavía trata de descifrar como manejarlo. Ayer, se confirmó que otra ciudadana estadounidense murió mientras estaba detenida como rehén por el grupo. Kayla Mueller, una trabajadora de rescate de 26 años de edad, fue capturada en Siria hace más de un año. La semana pasada, ISIS anunció que había sido asesinada por un ataque aéreo jordano. Pero fuentes oficiales no estaban seguras de que la reclamación era de fiar. Los padres de Mueller se acercaron al grupo para la confirmación de su muerte. Desafortunadamente, obtuvieron la respuesta. Pero funcionarios norteamericanos no están convencidos aun de que fuera asesinada en un ataque aéreo.

Ayer, Emiratos Árabes Unidos reinició ataques aéreos contra ISIS, y Jordania según informes desplegó miles de soldados a la frontera que comparte con Irak (donde opera el grupo) como medida defensiva. Mientras tanto, el presidente Obama está a punto de pedir formalmente al Congreso la autorización para usar la fuerza contra ISIS. Los EE.UU. ya lo está haciendo con los ataques aéreos, pero cree que un visto bueno oficial de los legisladores sería una buena idea.

Todos estos acontecimientos pueden sugerir que la coalición liderada por Estados Unidos – y en especial los países árabes – se están preparando para una lucha a largo plazo contra el grupo militante que ahora controla un tercio de Irak y Siria.

Comments

comments