La tabla voladora que realmente vuela es impulsada por combustible para jets. Aunque parezcan trucos de camara, este hombre en realidad vuela por los aires sin estar atado a nada. Lo hace sobre una Flyboard Air creada por Zapata Racing. Consta de tan solo una tabla, tanque de combustible y control remoto. Usa combustible A1 de jet por cierto, dando potencia a sus 4 motores de 250 caballos de fuerza cada uno. Utiliza tecnología similar a la de los drones para estabilizar su vuelo, aunque eso no lo hace fácil de maniobrar. Requiere entre 50-100 horas de experiencia sobre una flyboard para poder manejarla. Pero es posible no tengas que practicar tanto, la compañía trabaja en una versión más apta para consumidores.

 

Comments

comments