Ayer en Venezuela, imputaron a la ex-diputada María Corina Machado por supuesta “conspiración” contra la vida de Maduro. La acusan de haber estado detrás del planeamiento de un golpe de Estado, que acabaría con la vida del presidente. Ahora investigan si deberá ir a juicio penal, y de ser condenada podría tener hasta 16 años de prisión. Pero… esta historia ya la vimos. Leopoldo López, el líder de las protestas de febrero, también sufrió una jugada parecida. Lo acusaron de terrorismo, homicidio e incendio de edificios públicos, y todavía hoy, diez meses después, sigue en juicio. “Parece ser un esfuerzo continuado del Gobierno de Venezuela para intimidar a sus opositores”, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos. Una política gubernamental que de demócrata… no le queda nada.

Comments

comments