Lo quieren en Facebook, y quizás en Sillicon Valley, pero sus vecinos de San Francisco lo están odiando.
Hace más de un año, el CEO de Facebook remodela su casa, lo que ha traído severas críticas de los vecinos. “Hay mucho tráfico, mucho ruido”, “Se siente como un mini terremoto todos los días”, dijeron. En tono irónico ya lo llaman “Facebook Hill”… ¿Te gustaría ser su vecino?

Comments

comments