fbpx

La crisis de inmigración en el borde limítrofe de EEUU con México, se sigue profundizando. Miles de niños sin acompañamiento, procedentes en su mayoría de Centroamérica, han cruzado a EEUU, y ahora son calificados de inmigrantes ilegales. Presidente Obama pedirá formalmente USD $3.7 billones para lidiar con este creciente problema. El Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, declaró que los niños “probablemente” sean deportados, ya que no califican para ayuda humanitaria. Los casos se están tratando bajo una ley del 2008 para combatir el tráfico de menores. Sin embargo, Obama trabaja para desacelerar los procedimientos legales de esta medida.

Comments

comments