El hospital de Austin, en Melbourne, Australia, envió por error notificaciones a doctores informándoles que 200 de sus pacientes habían fallecido. Sin embargo, horas después se dieron cuenta que habían confundido las plantillas de “dado de alta” y “fallecido”. Se comunicaron con los doctores para disculparse por el error. Pero no obstante, al menos uno de los doctores ya se había comunicado con la familia del paciente para darles la triste (y falsa) noticia…

Comments

comments