fbpx

Los residentes de la zona de discotecas de St Pauli, Hamburgo encontraron una solución ante los trasnochadores que orinan en los edificios públicos y privados. Se trata de una nueva pintura de alta tecnología que hace rebotar la orina sobre el propio orinador.
Los vecinos de esta zona llevan años lidiando con turistas borrachos, delincuentes, prostitutas y sobre todo trasnochadores que “marcan su territorio” en las paredes. Un grupo local aplicó una pintura hidrófuga especial, también usada en la construcción naval, en dos edificios de interés especial en los incontinentes nocturnos, cerca de las discos.
La pintura super hidrófuga “Ultra-ever dry”  fue desarrollada por Nissan, su nano-recubrimiento oleofóbico repele el agua, por lo que los juerguistas terminan empapándose a sí mismos.
El problema es que esta pintura es especialmente cara, con un valor de 500 Euros por cada 6 metros cuadrados. Pero vale la pena el esfuerzo ya que están generando un efecto positivo en las paredes recientemente protegidas.

 

Comments

comments