Poco se sabía del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio cuando captó la atención del mundo hace dos años, cuando fue nombrado pontífice tras la renuncia del Papa Benedicto. Pero, pronto se convirtió en un nombre familiar ya que su pontificado marcó el comienzo de una nueva era en el Vaticano.
Cuando apareció en el balcón de la Basílica de San Pedro, un vacilante y rebautizado “Francisco” comenzó a saludar a las multitudes reunidas en la plaza. En sus dos primeros años como líder de la iglesia, Francisco procuro cambiar de raíz las cosas. Introdujo una apertura e hizo de la humildad una bandera. Si bien comparte un estilo conservador, doctrinalmente, como el anterior Papa, su estilo mas simple y su énfasis en los pobres marcan un cambio de conducta que ha sido muy bien recibido por los fieles.
En sus primeras palabras como Pontífice, Francisco de inmediato su enfoque humilde. “Les pido que recen por mí”, dijo. El trabajo duro, la actitud laboriosa pero simple se evidenciaron en su papado.
Francisco abandonó muchas de las características más arraigadas en sus predecesores. Renunció a los amplios apartamentos papales en el Palacio Apostólico para vivir en un pequeño departamento en una casa de huéspedes dentro del Vaticano y se moviliza en un coche muy sencillo y no en la limusina papal. Francisco es el pontífice 266 en 2000 años de historia de la Iglesia, Francisco tomó el timón en un momento de gran crisis al heredar una Iglesia sumida en escándalos sexuales de parte de los sacerdotes contra niños y la filtración de documentos confidenciales alegando corrupción y rivalidades entre cardenales dentro del seno de la Iglesia. El Papa jesuita instó a la Iglesia a predicar con el ejemplo, buscando ser más justos y menos pomposos. Acercarse a los pobres y los afligidos. Francisco recibió un impresionante número de visitantes en el Vaticano. Desde Angela Merkel hasta Barack Obama, pasando por la reina Isabel II, Diego Maradona o Patti Smith. Sus visitas en el extranjero se concentraron en el mundo en desarrollo. Conmovió a los peregrinos en Brasil durante 2013, se tomó una selfie en Corea del Sur y usó un piloto plástico en Filipinas. Francis ha nombrado una comisión de ocho cardenales de todo el mundo para que le asesore sobre cómo reformar la administración central del Vaticano.
No todo son viajes y mensajes de paz para el Papa Bergoglio. Nombró comisiones para ser asesorado respecto al Banco del Vaticano, plagado de escándalos, la falta de transparencia en las finanzas y las aberraciones sexuales por parte de la Iglesia y sus miembros. En febrero de 2014, Francis revolucionó las finanzas vaticanas, invitando a expertos externos en un mundo a menudo visto como turbia y reservado y diciendo que la iglesia debe usar su riqueza para ayudar a los pobres. Durante su cumpleaños 78, en Diciembre de 2014, celebró saludando a la gente, recibiendo un pastel y tomando la clásica bebida argentina, “El mate”.

Comments

comments