Luego de 44 horas de arduo trabajo de una gran impresora 3D, el Strati estuvo listo para ensamblarse. Los componentes mecánicos del vehículo como la batería, el motor, el cableado, y la suspensión se obtuvieron de proveedores como Renault, que ofrece el motor eléctrico del coche Twizy. Presentado por Local Motors en el International Manufacturing Technology Show, ellos planean lanzarlo al público general en cuestión de meses.

¿Cuál será el límite de estas impresoras 3D? ¿Será éste el futuro del automovilismo?

Comments

comments