Desde el 2012, Chicago se enfrenta a un crecimiento acelerado de violencia. El fin de semana feriado del 4 de julio, dejó 82 heridos por armas de fuego, y al menos 17 muertos. Este pasado fin de semana, desde el jueves 18 de julio, se registraron 40 heridos de bala y cuatro muertos. Muchos son victimas de tiroteos desde autos, entre ellos, un niño de once años que se encontraba en una fiesta de pijamas, y fue herido por una bala perdida. El Bureau de Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, enviará mas agentes a Chicago a lidiar con esta crisis desmedida de violencia no relacionada con miseria.

Comments

comments