Los brazos biónicos de Jamie Sommers y Steve Austin ya no son cosa solo de televisión. Los alambres tipo musculo dentro de esta mano biónica tienen una notable propiedad. Cuando una carga eléctrica se aplica, se contraen – al igual que un músculo. Pero cuando la carga está apagada, los cables vuelven a su forma original. Las fibras están hechas de hilos de alambre de níquel-titanio, cada uno de aproximadamente del ancho de un cabello humano. La densidad de energía alta de estos “cables inteligentes” significa que pueden realizar movimientos de gran alcance en espacios restringidos y por tanto tener contracciones y extensiones rápidas, al igual que los músculos humanos reales. La tecnología está todavía en una fase inicial pero se espera que podría conducir a nuevas prótesis ligeras que funcionan y se sienten más como los naturales..y de pronto… con la fuerza del brazo de la mujer biónica.

Comments

comments